sábado, 5 de abril de 2008

Dicen que soy peronista...

  (Los hechos y personajes descriptos en el siguiente artículo pueden herir la sensibilidad del lector. Cualquier similitud con la vida real no es más que de absoluta sinceridad y completa intencionalidad por parte del autor)

   Frecuentemente, los que me conocen me catalogan casi instantáneamente como "peronista", como si fuera un musulmán, un fenicio/cartaginés o cualquier otra cosa igual de sorprendente. El hecho es que en plena Edad de La Falsa Inocencia, me veo obligado a hacer mi aclaración, descargo o como mis detractores lo quieran titular.

  Recuerdo casi en forma obsesiva una clase a la que asistí durante una de mis inconclusas incursiones en el campo de la comunicación social. El frío y la zozobra nublaban mi dispersa mente cuando mi atención se desvió casi inconcientemente hacia el honorable catedrático que encabezaba la materia. Entre las verdades que revelaba al alumnado, el magistrado aseveró algo con respecto al presidente Perón. Antes de continuar, digno de un pseudo intelectual obsecuente y temeroso, el profesor preguntó:

- Disculpen, ¿hay algún peronista en la sala?

  La mayoría de mis pseudos intelectuales, obsecuentes y temerosos compañeros (sin ninguna alusión justicialista) giraron al unísono sus tiesos y almidonados cuellos, produciendo un hipnótico sonido de engranajes. Sus ciegos y velados ojos se clavaron en mí como dardos envenenados de resentimiento y en ese momento cometí el error.

El pedagogo, al intuir que mis simpáticos y despreocupados co-aprendices me observaban debido a mi condición de “peronista” (si se quiere), inquirió:

- Ah… Vos sos PERONISTA?

Sin pensar, tras las aceradas miradas torvas del estudiantado, accedí a su suplica y acepté mis culpabilidad del cargo de ser “peronista” (insisto, si se quiere)

   Luego de un tiempo de reflexión y acumulación de sabiduría (sin pecar de soberbio ni mucho menos), concluí que mi verdadera respuesta en ese momento no debió ser un tímido: “Sí, soy peronista”, sino que debió ser ÉSTA:

 NO, NO SOY PERONISTA,

SÓLO ADMIRO PROFUNDAMENTE

A UN EXCELENTE ESTADISTA,

JEFE DE ESTADO,

REIVINDICADOR DE LOS

DESEOS/DERECHOS DE LA CLASE

TRABAJADORA.

IMPULSOR DE UNA OLA MUNDIAL

QUE OTORGÓ DERECHOS CÍVICOS

A LAS MUJERES.

SIN EMBARGO, CONSIDERO QUE

DEPOSITAR MI FE Y MIS IDEALES

EN UNA PERSONA QUE NO VOLVERÁ

A SER REPETIDA, YA SEA POR LA REALIDAD

ACTUAL COMO POR LA IMPOSIBILIDAD

DE RECREAR A JUAN PERÓN,

ES COMO DEPOSITAR MI FE

EN UNA PERSONA QUE NACIÓ EN

NAZARETH HACE YA 2008 AÑOS.

ADEMÁS CONSIDERO QUE,

SUPONIENDO POR UN SEGUNDO QUE LA MAGIA EXISTE,

DE CONSEGUIR TRAER AL

PRESIDENTE PERÓN A TRAVÉS DEL TIEMPO,

ÉL MISMO NO SERÍA PERONISTA

NI MUCHO MENOS JUSTICIALISTA.

SERÍA DEL PUEBLO,

ÉSTA ÚLTIMA,

PALABRA QUE LA OLIGARQUÍA ARGENTINA

NUNCA ENTENDIÓ Y PROBABLEMENTE

NUNCA COMPRENDA.


  Pero como soy humano y mis debilidades son comunes, la presión me inundó y sólo tuve que contentarme con el “sí, soy peronista”…

  Lamento desilusionarlos, pero la realidad es ésa.

6 comentarios:

Zurdo dijo...

eso es mensaje zurdo fiera

Atrapasueños dijo...

Ja ja, ahora me acusan de zurdo y encima nada que ver!!!!

Iñaki dijo...

Que zurdo!!! Sos un gorila lumpen! Viva Peron! , El Che, Evita, San Martin, Evo, Chavez, Correa, el Pelado Tumini y la Santa Federación, mueran los traidores!!!

PATRIA O MUERTE

¡Venceremos!

Iñaki dijo...

De onda fiera sin animos de herir corazones bolcheviques =).

Atrapasueños dijo...

ja ja ja ja!!!!!!!! este gag es muy bueno, TENDRIA QUE ESTAR EN LA PELÏCULA IMPROBABLE DE CECI Y EL MUNDIAL DE TIKI TAKA!!!!!!!!!!!!!!!

Solange Crispín dijo...

jajaja Mortal!